Celebrando mis 50 años de vida consagrada



Con mi corazón agradecido, les comparto la celebración de Bodas de Oro en la Comunidad Taller  de San José del Playón-Medellín. 





Lo que atravesó mi vida en estos 50 años, fue el Amor de Dios que me amó siempre y la Pasión por el Reino. Por eso mi corazón sigue agradecido.







El Evangelio …“Lo que hagan con uno de estos mis hermanos/as más pequeños a Mí me lo hacen". Las jóvenes fueron las protagonistas en la homilía, compartiendo lo que han vivido en su compromiso social de voluntariado. 

El impacto en cada joven fue un aprendizaje para todas las participantes, siendo un momento especial de compartir la Palabra desde la propia experiencia.


La Eucaristía de Acción de Gracias fue vivida en un ambiente familiar, con las hermanas de las dos comunidades Siervas de San José de Medellín, Hijas de San José y siete jóvenes.

Gracias a cada una de las Siervas de San José, a mi familia y todas las personas con las que he compartido el proyecto del Reino y me ayudaron en esta travesía de mi vida. 
Con cariño: 
María Luisa González Freire

12 comentarios:

  1. C-T Murphy (Juniorado)18 de octubre de 2017, 14:50

    Hola,Ma. Luisa,Enhorabuena.Que Dios te siga acompanandote el resto de tu vida con gran fidelidad y amor a El y el reino.Con mucho carino y oraciones,abrazos.(Marisa,con gran saludo y felicitacion y oraciones de tu cojuniora,ma.gloria gustilo,besos.)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marisa por este compartir y por compartir también tu vida en esa historia de alianza de Dios contigo. Que siempre te sientas sostenida pos El. Un abrazo . Elvira Ramos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, Marisa, que nos hayas compartido algo de tu experiencia en la celebración de tus cincuenta años. Sabes que me sentí muy unida en tu acción de gracias

    ResponderEliminar
  4. María Pía, provincia de Perú24 de octubre de 2017, 19:01

    Marisa, lástima no haberme enterado cuando estabas celebrando tan significativa fecha, pero vale más tarde que nunca.Doy gracias a Dios por su fidelidad en el amor, por haberte llamado a seguir a Jesús en nuestro proyecto congregacional en favor de la dignidad de la mujer y del mundo trabajador pobre. Que sigas creciendo y compartiendo tu parte de verdad, bondad y belleza para hacer este mundo más digno, fraterno y humano.

    ResponderEliminar
  5. Un bes grande Marisa, mil gracias por compartir con nosotras...Doy gracias por tu vida llena de vitalidad y entusiasmo...recuerdo aquellos años vividos juntas. un beso.Laura

    ResponderEliminar
  6. Marisa desde San Miguel de Tucumán, te mandamos un abrazo muy fuerte, dando gracas a Dios por su amor y tu fidelidad... por otros 50 años más. Eugenoia Gregoria, Fernanda y Adriana

    ResponderEliminar
  7. Que hermoso verte celebrando la Vida de Consagrada y con tan buena compañía. Dios que te ha bendecido siempre te haga llegar todo el amor y alegría que tu también has regalado por donde has estado. Alegres por tu Vida y agradecidas a Dios te mandamos un fuerte abrazoteeeeeee. Cdad. Colina Chile

    ResponderEliminar
  8. Muchas felicidades Marisa. Celebramos contigo tanta vida, tantos años, tanta entrega.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. MMMayores Puentecastro-León3 de noviembre de 2017, 13:13

    Nos unimos a tu acción de gracias por tanto DON recibido y que has puesto al servicio de los demás , que tu fidelidad a su Amor crezca cada día . Con mucho cariño. Antonia Mª y Comunidad

    ResponderEliminar
  10. Marisa, con todo cariño mi enhorabuena grande por estos 50 años como Sierva de san José. Doy gracias a Dios por tu vida y por tu sensibilidad y entrega a la gente pobre para promocionarla y dignificarla.
    Gracias por compartir con nosotras esta fiesta. Un abrazo grande, Rosario Hernández

    ResponderEliminar
  11. ¡Enhorabuena, Marisa! Me alegro muchísimo de la celebración de tus 50 años de vida consagrada. Me uno a tu acción de gracias.
    Yo también le doy gracias a Dios, por haberte conocido y por el regalo de tu vida y de tu presencia.
    Un abrazo muy grande. Anuncia

    ResponderEliminar
  12. Marisa, cando alguén agradece a Deus o don da vida é coma se o Espírito se puxera en movemento para espertar nos corazóns o sentimento de gratitude. É renovar a obra do Creador que nos fixo para loalo. É o agromar da Esperanza entre os que compartimos a fe. É a confirmación do Amor que sempre nos acompaña e se nos deu na tenrura do Neno. É o xeito máis claro de facer a vida eterna. Un bico

    ResponderEliminar