FIESTA DEL 6 DE JUNIO DE 2017 EN SALAMANCA








Como es habitual el 6 de junio celebramos en Salamanca a santa Bonifacia, primera mujer salmantina en ser canonizada.

Este año al 6 de junio se han unido varios acontecimientos, los 180 años del nacimiento de santa Bonifacia, el Centenario de la Comunidad y Colegio de la Sagrada Familia y el Descubrimiento de una placa dedicada a santa Bonifacia, donada por sus familiares.

Por la mañana toda la comunidad educativa del Colegio participó en diferentes talleres de oración en los que se resaltaron los valores humanos y cristianos de Bonifacia, muy querida por alumnos, profesores y trabajadores.

Por la tarde en la capilla del Colegio se celebró la Eucaristía, que congregó a Siervas de san José, comunidad educativa, antiguos alumnos, amigos… y un grupo numeroso de familiares de santa Bonifacia, procedentes de diferentes ciudades de España: Madrid, Ávila, Valladolid, Vigo y Salamanca. Con el grupo de Madrid vinieron 7 Siervas de san José, entre ellas, Victoria López, postuladora de la causa de canonización de santa Bonifacia.

La celebración fue presidida por D. Fernando García, párroco de San Marcos y San Juan de Sahagún y concelebrada por los vicarios episcopales, D. Florentino Gutiérrez, vicario general, D. Tomás Durán, vicario de pastoral, y los sacerdotes D. Jesús Vicente, D-José Francisco Martín y D. Fructuoso Mangas. 

En el ofertorio se adelantaron los charros Fernando Peña y dos de sus nietos, Mario tocó la gaita como un profesional. 

Los familiares de Bonifacia presentaron el árbol genealógico que los entronca con ella y un centro floral. Una antigua alumna, el libro de “Cien años educando”, escrito por Adela de Cáceres, conmemorativo del Centenario del Colegio. 

Ataviados de charros, como un homenaje a las raíces charras de santa Bonifacia, Chani del Brío y uno de sus nietos presentaron el pan y el vino.

Cantó el coro del Colegio dirigido por Ana y Paloma Martín, profesoras de guitarra del Colegio.

Al final de la Eucaristía, Alfonso Caro Picón, uno de los familiares – su bisabuelo materno era primo de Bonifacia - dijo estas palabras agradecidas y emocionadas: 

Queridos amigos, dentro del Centenario de este Colegio, de la Sagrada Familia, de fuertes raíces salmantinas y merecido prestigio, precisamente en la fecha aniversario del nacimiento de Santa Bonifacia, en el día consagrado por la Iglesia a su memoria, la Familia Picón, a quien represento, descendientes de los hermanos Eugenio y Tomás Picón de Castro, nuestros abuelos, primos cercanos de Santa Bonifacia, nos hemos querido unir a la alegría de esta festividad con una sencilla pero sentida placa, como muestra de nuestro reconocimiento y cariño a Santa Bonifacia, orgullo de nuestra familia y referente en nuestros anhelos y labores cotidianas, así como a las Siervas de San José, leales y fieles continuadoras de la labor de la Santa, que en todo momento nos han mostrado todo su cariño y amistad, haciéndonos sentir de la misma familia. Agradecemos de corazón que nos inviten a participar de su alegría en este día.

Permítanme que les exprese unos sentimientos muy personales: Un emocionado recuerdo a nuestros padres y tíos, que desgraciadamente ya no están. Es inimaginable la alegría y gozo que sentirían en estos momentos; algunos de nosotros todavía recuerdan imprecisas referencias a “una familiar que era monja, lejana en el tiempo, con fama de santa y a quién veneraban en el círculo familiar” ¡Cómo presentían estos momentos!

Por último, recuerdo el primer y dichoso encuentro con la familia de Bonifacia y sus Siervas de San José, tras vicisitudes de difícil explicación. Con enorme alegría ellas hallaron a la familia biológica de la Santa, de algún modo su carnalidad, hasta entonces “huérfana”, y nosotros pudimos descubrir la espiritualidad de la Santa, que ha marcado firme huella en nuestra vida. Una espiritualidad no solo contemplativa, sino generosa e intensamente activa en su entorno, de ayuda a los más necesitados, acogiendo con todo respeto y formándoles para integrarse en la vida social con toda dignidad. Las adversidades a las que se enfrentó en esa labor nos recuerdan, como abulenses que somos, a nuestra Santa Andariega, que sólo con tesón y fe pudieron superar.

Reiteramos nuestro cariño a la familia de Bonifacia, que consideramos muy nuestra.

Muchas gracias.

A continuación se descubrió una placa homenaje donada por la familia Picón de Castro, cuyo texto es el siguiente: 

“Los descendientes de la familia Picón de Castro agradecemos a santa Bonifacia la ilusión que ha puesto en nuestras vidas con su ejemplo de laboriosidad y dedicación a los más necesitados, y a las Siervas de San José por el entrañable afecto con que nos han acogido“. Junio MMXVII.

En el momento de descubrir la placa, la alegría se desbordó en aplausos. La emoción asomaba en el rostro de todos: junto al sepulcro de santa Bonifacia quedaba para la historia el cariño y la admiración de su familia, como testigo silencioso y memoria agradecida de su itinerario de fidelidad al Evangelio de Jesús, Siervo y Señor.

La celebración concluyó con un ágape en el patio del Colegio acompañado de música y bailes charros.

Al finalizar el día teníamos el corazón lleno de un agradecimiento profundo a Dios por Bonifacia, por su vida, por su persona, por su mensaje, por su obra. Por ser testigo cualificado de Jesús en Nazaret. Por ser camino cercano y significativo para todos nosotros. Como él, se despojó de su “rango” de fundadora y tomó la condición de sierva “pasando por una de tantas”. Y como sucedió con Jesús, piedra que desecharon los arquitectos y convertida en piedra angular, Bonifacia, rechazada y olvidada, es ahora piedra viva y cimiento de la Congregación. 

Siguiendo sus pasos queremos “andar siempre en tu presencia” como fuente de vida, de libertad interior, de fe, de amor. 

La iglesia salmantina manifiesta el interés y cariño por su santa salmantina de diferentes maneras. Con motivo de la celebración del 6 de junio, los medios de comunicación social de la diócesis la han hecho presente por la radio y en la revista diocesana Comunidad. Otros medios también han comentado la fiesta.

Hacemos también aquí memoria de otro acercamiento más en Salamanca a santa Bonifacia: Las parroquias que integran el arciprestazgo de San Juan de Sahagún han organizado la actividad Tras las huellas de los testigos del Resucitado para clausurar este curso pastoral. El 12 de junio, fiesta del patrón de Salamanca, S. Juan de Sahagún, un grupo numeroso de personas de diferentes parroquias han realizado una sencilla peregrinación siguiendo las huellas de Santa Cándida María de Jesús, de San José de Calasanz en los escolapios en este año de su 400 aniversario, las huellas de santa Bonifacia en la capilla del Colegio Sagrada Familia para finalizar en la iglesia de San Juan de Sahagún. En Almarza se les puso en la capilla un powerpoint sobre la vida y mensaje de santa Bonifacia, al finalizar éste, todos rezaron una oración a la santa salmantina, llevándose algún recuerdo de la misma.

La vida de Bonifacia tiene garra, tiene la fuerza evangélica de una mujer humilde que se fió totalmente de Dios. Su seguimiento fiel a Jesús encarnado en Nazaret es la semilla que sigue dando fruto abundante y que nosotras Siervas de san José estamos llamadas a seguir sembrando.

Rosario Hernández, ssj









No hay comentarios:

Publicar un comentario